El diseño del graderío ha conseguido mantener la “mística” del antiguo estadio, mundialmente conocido como “La Catedral” por sus condiciones de cercanía del público al campo de juego, creando un ambiente único para la experiencia del aficionado y del equipo.

share on